La Displasia de Cadera (DC), también llamada Displasia Coxofemoral, es un problema bastante frecuente en los perros de gran tamaño pero que también puede darse en razas de tamaño más pequeño.

Esta afección es una malformación genética hereditaria de la articulación de la cadera en la que el acetábulo cotiloideo y la cabeza del fémur no encajan. La DC es una enfermedad del desarrollo, es decir, los cachorros nacen normales y con caderas normales; las anormalidades de la displasia aparecen durante el crecimiento. El cachorro recién nacido tiene una formación ósea mixta (hueso blando y cartílago), que perdura hasta el final del crecimiento cuando ésta se convierte en hueso. La Displasia de Cadera aparece cuando al finalizar el desarrollo de la articulación coxofemoral, el acetábulo cotiloideo y la cabeza femoral no concuerdan mutuamente entre sí en su forma.

Por el uso constante, esta articulación se va soltando cada vez más, se va desgastando de forma anómala y puede volverse artrítica.

A pesar de ser una enfermedad genética, la DC puede verse influida por diversos condicionantes medioambientales. Estos condicionantes actúan durante la fase de crecimiento del esqueleto y pueden acentuar o disminuir las manifestaciones externas que corresponden a la displasia. Los que cabría destacar son:

• La alimentación: Tan negativa es una alimentación que provoque exceso de peso, como una alimentación con un contenido inapropiado de minerales y una mala proporción de calcio y fósforo. Una alimentación excesivamente energética y rica en proteína es perjudicial para el crecimiento de razas grandes, favoreciendo más la aparición de la displasia.
• El ejercicio: Los esfuerzos excesivos de las articulaciones de la cadera producidos por un ejercicio muy duro y constante favorecen un desgaste prematuro de la articulación coxofemoral. Es necesario un buen desarrollo muscular para que se produzca el acoplamiento correcto de la articulación de la cadera.
• El alojamiento: Los suelos lisos, duros o resbaladizos (generalmente, los que tenemos dentro de casa) producen presiones antinaturales que perjudican la formación de las articulaciones de los perros en crecimiento.
En resumen, ya si el cachorro hereda de sus padres una mayor o menor predisposición a desarrollar DC, los dueños tenemos un papel crucial en su posible manifestación. Debemos observar al perro desde pequeño, hacer que viva en un lugar sano, que haga el suficiente ejercicio y que no engorde demasiado.

¿Cómo sé que mi perro padece Displasia de Cadera?


La DC no produce un dolor muy fuerte al animal, es un dolor puntual y agudo, por lo que puede pasar a ser una molestia crónica sin que nuestro perro manifieste síntomas clínicos. Por ello, lo que nos tiene que hacer sospechar es si vemos alterada su marcha y sus hábitos. Si apreciamos que:

• Camina de una manera rara.
• Brinca en lugar de correr.
• Usa sus patas traseras al unísono (para aliviar la presión sobre la articulación débil).
• Tiene problemas para incorporarse desde una posición de acostado.
• Siempre se sienta con ambas patas juntas a un solo lado del cuerpo.
Lo más seguro es que padezca Displasia de Cadera. Estas sospechas sólo las podremos verificar mediante un examen radiológico (rayos X), así que lo mejor es visitar al veterinario y que él nos de su opinión.

Tratamiento:


El tratamiento es, por lo común, quirúrgico. La eliminación del músculo pectíneo y de la cabeza del fémur, la reconstrucción de la pelvis y la sustitución de la cadera por una artificial, son intervenciones quirúrgicas caras pero, generalmente, muy exitosas.

Si no hacemos nada al respecto, a medida que nuestro perro madure puede que se adapte bien a la vida con una cadera mala, pero en unos pocos años desarrollará artritis y puede llegar a convertirse en un discapacitado.

Consejos:


• Antes de adquirir un perro tenemos que tener la certeza de que los padres del cachorro están libres de la enfermedad.
• Ante cualquier sospecha de que nuestro perro pueda padecer Displasia de Cadera, lo mejor es consultar con el veterinario.
• Como hemos dicho, la Displasia de Cadera es una afección hereditaria, por lo que tendríamos que tomar medidas para que el perro afectado no se reproduzca.

Documentos

Enlace al documento de baja en el libro genealógico de España

                                 AQUI

Código Marca Reg.

QR-Code

Calendario de eventos

Consultar el calendario de eventos para 2014.

AQUI 

La Asociación Canina de Cantabria utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.
Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.

  Acepto las cookies para esta web.