Un entropión es un enrollamiento del borde palpebral hacia adentro, de forma que la piel y el pelo de los párpados, rozan la superficie corneal y la conjuntiva.

Algunas razas de perros están más predispuestas: Chow-Chow, Shar-Pei, San Bernardo, Cocker Spaniel, Labrador Retriever, Bull Mastiff, Gran Danés, Setter Irlandés, Caniche... en estos casos, los síntomas suelen aparecer antes de los 6 meses de vida.

A veces el entropión es consecuencia de otro problema ocular: conjuntivitis, dolor ocular...

¿Qué síntomas produce el entropión?

El entropión puede producir lagrimeo, blefarospasmo (párpados cerrados por dolor), conjuntivitis, queratitis (inflamación de la córnea) e incluso úlceras corneales o pérdida de visión por vascularización y pigmentación de la córnea en los casos más extremos.

¿Cómo se diagnostica?

Mediante una exploración oftalmológica completa.

¿Cómo se trata el entropión?

Si es primario, o sea, si lo que lo ha producido es un mal desarrollo de los párpados, el tratamiento es quirúrgico y consiste en reparar la morfología de los párpados para corregir este defecto.

¿Qué riesgos conlleva?

Si dejamos que la córnea y la conjuntiva se sigan dañando por el roce continuo del pelo, pueden llegar a aparecer úlceras con el consiguiente riesgo de perforación.
En otros casos, la irritación continua de la córnea hace que aparezcan vasos sanguíneos con pigmentos que irán tapando la superficie corneal haciendo que el perro pueda perder la visión.

Documentos

Enlace al documento de baja en el libro genealógico de España

                                 AQUI

Código Marca Reg.

QR-Code

Calendario de eventos

Consultar el calendario de eventos para 2014.

AQUI 

La Asociación Canina de Cantabria utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.
Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.

  Acepto las cookies para esta web.