INTELIGENCIA CANINA

Y

o he tenido la suerte de tener durante toda mi vida perros, en plural, y desde pequeña me ha gustado observarlos y tratar de comprender sus comportamientos. Cuando crecí leí y estudie sobre la Etología de este animal que siempre me ha fascinado y que cada día me sorprende enseñándome algo nuevo. Realmente no son muchos los años que se lleva estudiando el comportamiento del perro a nivel científico y hay muchas lagunas aún y muchas preguntas sin constestación.

Supongo que todos los aquí presentes somos amantes del perro y que si preguntara si este animal es inteligente me contestarían unánimemente que sí pero ¿Cómo es la inteligencia canina? ¿De que tipo?, ¿Qué limitaciones tiene? De esto es de lo que quiero hablaros.

Los biólogos dicen que la inteligencia de un animal es su capacidad para adaptarse al medio en el que viven, si esto es así el perro es inteligentísimo, porque su medio es el hombre y está adaptado a él maravillosamente. Es el primer animal domesticado, lleva junto a nosotros desde la Prehistoría, ha ayudado al hombre en su diversos trabajos, en sus ocios, en sus luchas... Conoce cada uno de nuestros gestos, nos observa, nos imita. No creo que haya un animal más adaptado a su medio.

Pero según otros científicos la inteligencia canina es de 3 tipos: la instintiva o genética, la adaptativa y la funcional.

La inteligencia instintiva es la que determina las conductas y cualidades de un animal debidas a su dotación genética. Dentro de ella podemos encontrar comportamientos sencilos como por ejemplo ladrar y otros más complejos como el marcaje del territorio.

La inteligencia adaptativa es la que determina las habilidades y actitudes que el perro tendrá durante su vida siempre en beneficio propio. En este tipo de inteligencia se incluye la capacidad del animal para aprender y resolver problemas.

Por último está la inteligencia funcional, que es la determina lo que el perro es capaz de hacer por y para seres humanos. En el caso de los canidos salvajes hablaríamos de los miembros de la manada estarían dispuestos a hacer por su líder.

Cuando damos una orden a un perro, podemos medir la rapidez en su ejecución y la dificultad que conlleva esa orden. También podemos contar el número de órdenes que el perro es capaz de cumplir, es decir podemos cofirmar su inteligencia funcional y también cuantificarla. Pero para que un perro obedezca una orden debe tener además una inteligencia adaptativa muy desarrollada que le permita comprender lo que se espera de él. Una vez que el perro ha comprendido la orden y sabe lo que se espera de él, solo nos queda ¡que tenga ganas de hacerlo!, por que como nos ocurre a los humanos ni todos los días tenemos las mismas ganas de trabajar, ni todos somos igual de trabajadores.

De todas formas yo no estoy muy de acuerdo con limitar a 3 las inteligencias caninas, porque aunque no tengan inteligencia matemática, no le hace falta a una perra con 12 cachorros saber contar para darse cuenta se le quitamos uno. Ni tampoco les hace falta saber interpretar un mapa volver a sus casas.

Son muchas las cosas que no conocemos sobre ellos. Aristóteles decía que cada especie poseía unas características propias y diferentes a las del resto, y que la diferencia entre el perro y el hombre era únicamente de grado, y que tanto uno como otro experimentaban emociones, siendo las del ser humano más complejo. Decía que las dos especies recuerdan, aprenden y utilizan la experiencia, y que la unica diferencia es que los hombre hacemos mejor las cosas. Santo Tomás de Aquino en el sigo XIII estableció que los humanos y los perros nos diferenciábamos solamente en términos cuantitativos, es decir que estaba de acuerdo con Aristóteles.

Pero quiero llegar más lejos, quiero demostraros que no somos los únicos animales racionales como siempre se ha dicho, los perros también son capaces de raciocinio.

Tanto la Dra. Kamisky, en el Instituto Antropológico Alemán, como el Dr. Frederich Reiss de Viena, han conseguido resultados sorprendentes en sus estudios sobre la inteligencia canina.

No quiero alargarme demasiado, así que solo os hablare de uno de estos experimentos, si estáis interesados luego en el coloquio puedo ampliar datos.

Bien, imaginad una pantalla en la que aparezcan dos objetos ( un teléfono y un libro). Se enseña a los perros a darles un golpe con la nariz para conseguir un premio, pero solo uno de los objetos dará ese premio, el libro. Cuando los perros han comprendido, después de varios intentos que solo el libro les da premio, van directos a él. Entonces empieza el experimento, desaparece de la pantalla el libro y aparece un objeto nuevo, un bolígrafo colocado en distinto lugar que el libro. En todos los casos ha habido un momento de vacilación en los perros y luego han recordado que el teléfono no tenía premio y por tanto han golpeado el bolígrafo por eliminación. Eso señores, es razonar y estoy seguro que al estudiar más profundamente a nuestros amigos de 4 patas comprenderemos que sus capacidades van mucho más allá que no somos tan superiores a ellos, si no simplemente diferentes y como decía San Francisco de Asís debemos aprender a considerlos nuestros hermanos menores. Gracias por su atención.

Publicado por Dª Gloria Consuelo Esteban López, Directora de la Escuela Canina de la Federacion de Asociaciones para el Fomento y Conservación de la Razas Caninas Puras.

Documentos

Enlace al documento de baja en el libro genealógico de España

                                 AQUI

Código Marca Reg.

QR-Code

Calendario de eventos

Consultar el calendario de eventos para 2014.

AQUI 

La Asociación Canina de Cantabria utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web.
Para saber más sobre el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política sobre el uso de cookies.

  Acepto las cookies para esta web.